Los Nueve Mitos de WiFi en la Educación

Mito 1: Es necesario mejorar tus switches, si vas a mejorar tu Wi-Fi

Se cree que el estándar 802.11ac de Wi-Fi es demasiado rápido para los switches comunes. Por ejemplo, que un AP con capacidad de 600 Mbps en un canal 2.4 GHz, y otro de 1.7 Gbps en un canal de 5 GHz sería demasiado para un puerto de switch de 1 Gbps.

En realidad, es raro que la velocidad del switch disminuya la velocidad de aplicaciones Wi-Fi, ya que dificilmente estas aplicaciones saturan los puertos del switch. Actividades como revisar correos electrónicos, navegar en internet, chatear en línea y hasta ver videos son discontinuas por naturaleza, por lo que no dependen de la velocidad del enlace Wi-Fi. La única excepción a la regla son las transferencias de archivos pesados a través de la red, pero en el contexto de escuelas es inusual tener que realizarlas. El primer grupo de aplicaciones es más común.

Existen razones adicionales por las que la infraestructura existente de switches tiene capacidad de utilizar 802.11ac en el ámbito educativo. La mayoría de los dispositivos Wi-Fi, incluyendo todos los smartphones, tabletas, computadoras personales y netbooks, utilizan tecnología para conservar batería; limitando la velocidad de su Wi-Fi a valores mucho menores que 1 Gbps. Finalmente, como Ethernet es una tecnología full-duplex mientras que Wi-Fi es half-duplex, Ethernet solamente limitará las velocidades de Wi-Fi si todo el tráfico de datos sucede en una dirección. Como las redes Wi-Fi modernas - especialmente dentro de escuelas - manejan tráfico de datos principalmente bidireccional, es insignificante hacer el cambio a un switch de mayor velocidad.

Aunque instalar switches más rápidos proporciona algunas ventajas, no es necesario para la gran mayoría de escuelas. En vez, el dinero sería mejor utilizado en mejoras para la red inalámbrica.

Mito 5: El desempeño de la red Wi-Fi aumenta si se bloquea el acceso a los smartphones de los alumnos

Existen dos argumentos a favor de este punto: Primero, los smartphones utilizan ancho de banda de internet. Segundo, los smartphones no tienen soporte para las altas velocidades de Wi-Fi utilizadas por laptops y tablets dentro de escuelas.

El primer argumento es válido en algunos aspectos, pero incorrecto en otros. Es verdad que toda escuela tiene un ancho de banda limitado para el internet, y éste se reduce si los alumnos lo utilizan para actividades no relacionadas a la educación. El problema es que la gran mayoría del tráfico de datos por conexión a internet es de naturaleza discontinua, y rara vez se utiliza por completo del ancho de banda proporcionado por el ISP. En casos particulares, sí podría suceder la saturación total de la conexión a internet, aunque este problema puede solucionarse pagando por una expansión de ancho de banda.

Por otra parte, el segundo argumento es engañoso. Es verdad que los smartphones tienen menor capacidad para velocidades de Wi-Fi que los dispositivos tablets y laptops. También es verdad que las redes Wi-Fi son una tecnología que opera en un canal compartido, lo cual significa que, cuando más de un dispositivo se conecta a éstas, disminuye la capacidad de acceso de cada dispositivo individual. Aún así, bloquear la conexión a la red Wi-Fi de estos dispositivos no evita por completo su actividad en la red. Por medio de un proceso llamado Probing (también conocido como Discovery o Active Scanning), un dispositivo recopila información sobre APs cercanos. Esto puede causar más tráfico en la red que una conexión de datos común, ya que los dispositivos mandan paquetes a varias velocidades (1, 2, o 6 Mbps), causando que una gran cantidad de tiempo sea dedicado a contestar los mismos. Por lo tanto, disminuye la velocidad del Wi-Fi para todos los usuarios conectados.

En la mayoría de los casos dentro de escuelas, sí se permite la conexión de dispositivos de alumnos y maestros a la red Wi-Fi, aunque esto puede generar preocupaciones de seguridad. Con esto, procedemos con el siguiente mito.

 

Mito 6: La tecnología Wi-Fi es el punto más vulnerable de una solución TI

Sería ingenuo pensar que agregar una red Wi-Fi en una escuela no tiene consecuencias sobre su seguridad informática. Alumnos, maestros, y administradores tendrán que autentificarse remotamente. "Hackers" podrían crear trampas para los usuarios, y algunos sitios web tendrían la capacidad de obtener la ubicación de la escuela. Estos escenarios preocupan a los administradores de TI y pueden causar problemas importantes

En realidad, la tecnología de redes Wi-Fi actual ya es demasiado segura y extensa como para verse perjudicada por ataques de dispositivos enlazados a la misma. El estándar WPA2 y el uso de perfiles de "invitado" para la red evita entradas indeseadas y acceso a información delicada. Además, las contraseñas son protegidas por encripción AES, los APs requieren datos WPA2 idénticos para generar conexiones a usuarios, y los puertos alámbricos ya no se mantienen abiertos

Una solución Wi-Fi tendrá un efecto inevitable sobre la seguridad de red dentro de la escuela, pero los días en los que esto era motivo de alarma han quedado en el pasado.

 

Mito 7: Es necesario mejorar el PoE cuando se instalan mejores APs

Este mito merece ser analizado comenzando con una verdad: nuevos estándares Wi-Fi requieren mayor potencia. Cuando 802.11a se volvió popular, se comenzaron a utilizar APs doble-radio. El radio adicional requería más potencia que el anterior. Cuando el estándar 802.11n agregó MIMO, cadenas múltiples de radio se volvieron la norma, de nuevo aumentando la potencia necesaria para los APs. Ahora, con la llegada del 802.11ac Wave 2 y su capacidad de soportar cuatro (y en un futuro hasta ocho) enlaces MIMO, es necesario volver a aumentar la energía transmitida a cada AP por unidad de tiempo.

Donde se suelen tener creencias equivocadas es cuando se recomienda cambiar los switches para soportar los nuevos estándares PoE. Es cierto que la tecnología PoE Plus 802.3at transmite 25W de energía a cada puerto, pero los APs aún funcionan cuando son conectados a puertos con el estándar PoE 802.3af anterior (con 12.95W de potencia).

Aunque hacer el cambio hacia PoE Plus es inecesario en muchos casos, es verdad que escuelas con alta concentración de computadoras de escritorio, y laptops, pueden tener velocidades reducidas de Wi-Fi cuando los APs se conectan a puertos en el switch que sólo soportan su PoE original. Computadoras de escritorio, y laptops, podrán soportar MIMO de 3 enlaces, y muchos APs industriales reducen sus enlaces MIMO disponibles cuando el AP carece de potencia.

Ruckus tiene una solución diferente (y mejor en cuanto a PoE). APs de otras empresas reducen su capacidad de emplear transmisores y receptores. Por ejemplo, con PoE 802.3at, podrá soportar 4x4:4, pero con PoE 802.3af apagará dos antenas y se reducirá a un AP 2x2:2. El Ruckus R710 (Wave 2 11ac) sólo apaga los puertos USB y Ethernet secundarios cuando el PoE es insuficiente para cumplir con los requisitos de potencia; manteniendo máxima la velocidad Wi-Fi.

Mito 8: Aumentar la potencia de transmisión de los APs incrementa la cobertura de los mismos.

Para comprender mejor este mito, es necesario definir el término "cobertura" como: la capacidad de dispositivos de encontrar, conectarse a, y consistentemente accesar la red Wi-Fi.

Aumentar la potencia de transmisión de los APs hace que los APs puedan enviar datos más consistentemente a dispositivos, pero no ayuda su capacidad de recibir datos de los mismos. Esto se debe a que el incremento en la potencia de transmisión no incrementa la capacidad de transmitir de los dispositivos. Si no aumentan ambas potencias de transmisión, la cobertura no creceráe. De hecho, algunos dispositivos reducen su potencia de transmisión cuando se conectan a un AP más poderoso, empeorando así la cobertura. En este caso, el dispositivo detectaría una señal muy fuerte, y naturalmente buscaría reducir su potencia de transmisión para aumentar su duración de la batería.

Tener APs con potencia de transmisión mayor a la de los dispositivos puede aumentar la cobertura en un caso específico: si la sensibilidad de recepción del AP es mejor a la del dispositivo. Ruckus posee la mejor sensibilidad de recepción del mercado. Por esta razón, los APs Ruckus funcionan mejor con una potencia de transmisión de 19 o 20 dbm, mientras que los APs de otras empresas funcionan entre 14 y 17 dbm. Los detalles específicos de como logran una mayor capacidad de "escuchar" son un secreto de Ruckus, pero está respaldada por pruebas de campo.

 

Add comment


Security code
Refresh

Información contacto

 
Acapulco 62 int. 501
Col. Roma, CDMX 06700 México
ventas@fastweb.com.mx
(55) 5211-9110, (55) 5211-9120

Acerca de Nosotros

Soluciones Aplicadas Fastweb o “Fastweb” es una empresa líder en soluciones integrales de comunicación, movilidad y seguridad sobre IP. Una de sus áreas de mayor demanda son las redes inalámbricas, en donde administran actualmente más de 50 redes para clientes reconocidos en los mercados educativo, corporativo, sitios públicos y logística.

 

Conéctate con nosotros: